Saltar al contenido

La Estatua de la Libertad – ⭐Cenicientas.es

estatua de la libertad estados unidos

La Estatua de la Libertad es el monumento más famoso de la ciudad de Nueva York y uno de los más famosos del mundo. Lo has visto en las noticias, en las películas, en las fotos, en los carteles o en los vídeos musicales y seguro que te gusta, pero ¿sabes por qué se construyó?

Su historia se remonta a muchos siglos atrás, así que si quiere saberlo, siga leyendo y nos remontaremos al siglo XV.

El descubrimiento de América

Como saben, Cristóbal Colón, con el apoyo de los gobernantes católicos, descubrió América en 1492. A partir de esa fecha, la monarquía española comenzó a descubrir, conquistar y ocupar numerosos territorios del nuevo continente, creando el imperio más poderoso del planeta.

El primer desembarco de Cristóbal Colón en América – Diosco Puebla (1862):

Imagina a Estados Unidos como un enorme y tentador pastel del que todo el planeta quiere un trozo. Se puede decir que los españoles fueron los primeros en disfrutarla, pero a medida que se corrió la voz, otras naciones europeas también quisieron disfrutarla.

Los portugueses, los holandeses, los franceses y los ingleses se unieron rápidamente y fueron los primeros en conquistar zonas deshabitadas.

La conquista inglesa

Mientras los españoles se expandían por América del Sur y Central, los ingleses llegaron a América del Norte, y en 1607 unos pocos hombres establecieron el primer pueblo: Jamestown (Virginia).

A partir de entonces, conquistaron y colonizaron otros territorios vecinos. Esto hizo que miles y miles de familias inglesas (de otras partes de Europa también) cruzaran el Atlántico y se establecieran allí en busca de una vida mejor.

Si miras los mapas, verás que se apropiaron de gran parte de la costa este (mapa de la izquierda, zona marcada en azul) y establecieron 13 colonias (mapa de la derecha, exactamente la misma zona ampliada).

Sus habitantes, los colonos, comenzaron a desarrollar la agricultura. Además de cultivar en pequeñas parcelas para su propio consumo, establecieron plantaciones a gran escala de productos como el algodón o el azúcar para el comercio.

La población creció rápidamente y se fundaron las primeras ciudades.

¡Revienta la guerra!

Cada colonia tenía su propio gobierno y su propia forma de vida, pero había un problema: no eran completamente independientes. Entre otras muchas obligaciones, tenían que enviar parte de las materias primas producidas a Gran Bretaña y pagar impuestos cada vez más altos para comprar productos industriales (libros, vidrio…) que se importaban de la metrópoli.

Llegó el momento en que las 13 colonias americanas se cansaron de soportar estas y otras cosas que consideraban injustas y acordaron rebelarse contra Gran Bretaña porque querían ser libres de una vez por todas.

El enfrentamiento acabó en guerra: la Guerra de la Independencia, que comenzó en 1775.

Declaración de Independencia de los Estados Unidos

En plena guerra, el 4 de julio de 1776, los representantes de las 13 colonias decidieron cortar por lo sano firmando un documento que resumía algo parecido:

“Ingleses, no deseamos que sigáis mandando sobre nosotros, por lo tanto, a partir de ahora somos libres e independientes. Las trece colonias se han unido en un nuevo estado y lo han llamado Estados Unidos”.

Documento original de la Declaración de Independencia:

A Gran Bretaña le pareció fatal y, comprensiblemente, se negó a reconocer la Declaración de Independencia. Inevitablemente, la guerra continuó durante otros siete años.

¿Quién ganó la Guerra de la Independencia?

Finalmente, las 13 colonias, con el apoyo de Francia y España, ganaron en 1783. Gran Bretaña, la gran perdedora, tuvo que reconocer la Declaración de Independencia y aceptar que Estados Unidos era ahora un país nuevo y libre que debía seguir su camino.

Sí, has contado bien: cuando nació Estados Unidos, tenía 13 estados. Con el tiempo, creció para incluir nuevos territorios.

Echa un vistazo al mapa actual. Hoy en día, es un país enorme formado por cincuenta estados y celebra su fiesta nacional cada año el 4 de julio para conmemorar el Día de la Independencia.

Cien años después… ¡Regalo sorpresa!

El 4 de julio de 1876, Estados Unidos cumplió 100 años y los franceses, que les habían ayudado a ganar la guerra, quisieron tener un gesto especial con su país amigo.

¿Qué han hecho? Decidieron hacerles un hermoso y sorprendente regalo: un monumento llamado “La Libertad Ilumina el Mundo”, que todos conocemos como la “Estatua de la Libertad”.

¿A quién se le encargó La Escultura de la Libertad?

El artista elegido es el arquitecto y escultor francés Auguste Bartholdi. El admirado había retomado su trabajo seis años antes, en el año ochocientos setenta. La estatua tenía que estar terminada a tiempo para el centenario.

Primero la diseñó inspirándose en el Titán de Rodas, una gran estatua de bronce del siglo III a.C. El gigante, que representaba al dios Helios, era considerado una de las siete maravillas del antiguo planeta. Sesenta y seis años después de su construcción, fue desgraciadamente destruido por un terremoto.

Luego buscó un lugar adecuado para colocarlo, hasta que finalmente tuvo una idea brillante: una pequeña isla en el puerto de Nueva York, que hoy conocemos como Liberty Island.

Bartholdi tenía una idea básica en mente: una dama gigante recibiría cada barco y sería lo primero que verían miles y miles de inmigrantes que huyen de la pobreza en Estados Unidos.

¿Qué representa la Escultura de la Libertad?

La Estatua de la Libertad representa el TRIUNFO de la LIBERTAD y la DEMOCRACIA.

Para expresar esta idea, el escultor creó una distintiva figura femenina con rasgos tradicionales que recuerdan a las antiguas diosas.

Su brazo derecho está levantado hacia arriba y sostiene una enorme antorcha; en su mano izquierda también sostiene una placa en la que se puede leer la fecha de la fundación de los Estados Unidos de América en números romanos: 4 de julio de 1776.

En su cabeza hay una corona con siete puntas que representan los siete continentes y los siete océanos del mundo, aunque también podría decirse que representa los rayos del sol.

Cuando los turistas llegan a la isla y miran hacia arriba, no pueden verlo todo porque la base es demasiado alta. Esto, y el hecho de que las fotografías y también las imágenes de la estatua suelen tomarse desde la distancia, hace que casi nadie sepa un hecho muy importante: la estatua tiene piernas.

Oh, ¡tampoco has oído hablar de eso! Sí, lo es, tiene unos pies enormes con sandalias que lleva bajo la túnica, y pisa con firmeza unas cadenas rotas con grilletes.

El escultor quería representar la victoria de la libertad sobre la tiranía y celebrar la abolición de la esclavitud, que se había conseguido recientemente en Estados Unidos (hace mil ochocientos cinco años).

Dato interesante: en sus primeros años, la Estatua de la Libertad servía de faro para guiar a los barcos que se acercaban al puerto

¿De qué forma y dónde se edificó La Escultura de la Libertad?

Debido a su complejidad y tamaño, su construcción fue larga y bastante difícil. Recuerda que pesa doscientas veinticinco toneladas y tiene noventa y tres pies de altura junto a la base.

También costó mucho dinero y no hubo más remedio que compartir el coste: Francia pagó la construcción de la estatua y Estados Unidos el pedestal.

Hubo una gran movilización en ambos países y muchas actividades de recaudación de fondos: loterías, exposiciones, espectáculos, subastas… También hubo personas anónimas que aportaron dinero de su propio bolsillo.

La construcción del monumento duró 8 años y tuvo lugar en París. Vea las magníficas fotos del equipo de Bartholdi trabajando en el taller.

Una vez terminado, el monumento tuvo que ser desmontado pieza a pieza y colocado en 214 cajas gigantes que viajaron en barco hasta su destino, Nueva York, donde le esperaba un pedestal del tamaño de , colocado sobre una base en forma de estrella.

¿De qué material está hecha?

La estatua está hecha de placas de cobre muy finas, perfectamente ensambladas y que permanecen vacías en su interior.

Sí, ¡el interior es hueco! Te preguntarás cómo puede mantenerse en pie si es tan grande… La respuesta es sencilla. Se diseñó un marco interno de hierro, una especie de columna vertebral que soporta las placas de cobre, como se ve en la imagen.

De ello se encargó el ingeniero Gustave Eiffel, que pocos años después construyó otro de los monumentos más famosos del mundo: la increíble Torre Eiffel (1889).

¿Por qué razón es de color verdoso?

En ese momento tu psique se confunde y piensas en una cosa extraña: si la Estatua de la Libertad está hecha de placas de cobre y el cobre es un color rojizo…. ¿Por qué lo vemos como azul-verde?

No, no tienes mala vista, y no es una cuestión de magia. Lo cierto es que empezó siendo cobre y ahora no lo es, por una razón puramente científica: cuando el cobre entra en contacto con el oxígeno del aire, sufre una reacción química y se oxida. Durante la oxidación, se forma una capa verdosa, la pátina.

Muchas esculturas y monedas antiguas de cobre o bronce tienen esta pátina. En estas fotos se pueden ver algunos ejemplos:

La pátina ayuda a evitar que el cobre se corroa. Como no es perjudicial y a todo el mundo le gusta el color actual de la estatua, se decidió no quitar el óxido y dejarla como está.

¿Te gusta así o prefieres verlo en su color original?

¿En qué momento se inauguró?

Originalmente, la estatua iba a ser erigida el 4 de julio de 1876, el centenario de la independencia de los Estados Unidos, pero las obras se retrasaron y no llegaron a tiempo.

Finalmente se inauguró el 28 de octubre de 1886 y fue un gran éxito. Como puede ver, el regalo se presentó diez años después de que se negociara: ¡más vale tarde que nunca!

¡Hay que cuidar la Escultura de la Libertad!

¡Claro que sí! Primero hay que tomar un ferry hasta la isla y luego subir hasta la base, donde hay un mirador y un museo donde se puede ver la antigua antorcha.

Lo más emocionante es, sin duda, subir los 393 escalones hasta la corona y asomarse a una de las ventanas que la rodean. Estarás agotado, pero la increíble vista de Manhattan merece la pena.

¿Se puede subir a la Escultura de la Libertad?

¡Claro que sí! Primero hay que tomar un ferry hasta la isla y luego subir hasta la base, donde hay un mirador y un museo donde se puede ver la antigua antorcha.

Lo más emocionante es, sin duda, subir los 393 escalones hasta la corona y asomarse a una de las ventanas que la rodean. Estarás agotado, pero la increíble vista de Manhattan merece la pena.

La Escultura de la Libertad en el cine

Una de las películas más antiguas y encantadoras en las que aparece la Estatua de la Libertad es El Inmigrante, de 1917.

Trata de un inmigrante del siglo XIX, con las manos vacías y lleno de sueños, que llega al puerto tras un crucero de varios días y divisa a lo lejos la increíble Estatua de la Libertad.

Su protagonista es el excelente Charlot, por lo que las risas están garantizadas.

Info en Wikipedia sobre la Estatua de la Libertad

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)