Saltar al contenido

El Grito de Edvard Munch – ⭐Cenicientas.es

pinturas famosas el grito Edvard Munch el grito mas famoso de la historia del arte

“El grito” de Edvard Munch es uno de los cuadros más famosos del mundo y se ha convertido en un icono de nuestro tiempo, es decir, una obra representativa de la sociedad y la cultura contemporáneas.

El cuadro es atractivo, sorprendente, misterioso. Cuando lo tenemos delante, cautiva nuestra mirada hasta tal punto que nos cuesta apartar los ojos.

Estas son algunas curiosidades sobre el grito más famoso de la historia del arte: …. ¿Quiere saber más? ¡Ve allí!

¡Sorpresa!

En primer lugar, debe saber que El Grito no es un cuadro, sino cuatro.

Munch pintó cuatro versiones diferentes del mismo tema o, lo que es exactamente lo mismo, pintó cuatro cuadros muy similares con exactamente el mismo título. La primera, la original, es la más famosa de todas y a la que se suele hacer referencia cuando se habla de El Grito. Se pintó en 1893.

¿Quién fue el pintor Edvard Munch?

Munch está considerado el pintor noruego más importante. Nacido en Noruega en 1863, tenía veintinueve años cuando pintó El grito.

Tuvo una infancia bastante infeliz. De niño perdió a su madre y a su hermana por una enfermedad llamada tuberculosis. Su padre era un hombre estricto y muy exigente que no le ponía las cosas fáciles.

Todo esto, y el hecho de que sufriera un trastorno mental, le llevó a convertirse en una persona traumatizada y fatalista en la edad adulta que veía el mundo de forma triste y sombría.

Estos sentimientos se reflejaron en sus cuadros durante toda su vida.

CURIOSIDADES SOBRE EL CUADRO DE “EL GRITO” DE EDVARD MUNCH

¿Qué sentimos al ver El Grito?

Tómate unos segundos para observar detenidamente la imagen y pensar en lo que ves, lo que refleja y el sentimiento que evoca en ti.

Sí, lo que ves ante tus ojos es bastante reconocible: una figura humana con cara de terror de pie sobre un puente.

Parece que es casi de noche, y sabemos que lo que hay debajo es agua porque vemos dos pequeños barcos al fondo. Al final del camino vemos las siluetas de dos personas en la distancia.

¿Ahora crees que Munch se sentó frente a un paisaje con una hermosa puesta de sol para representar la naturaleza? ¿Tienes la sensación de que quería pintar lo que veía delante de él, con todos los detalles? ¡Claro que no!

Como sabes, muchos artistas utilizan su talento y sus pinceles para intentar que el cuadro sea lo más parecido a la realidad. Por otra parte, este cuadro no representa una escena real, no pretende ser como una fotografía. Lo que quiere mostrarnos es un sentimiento, es decir, que el espectador del cuadro comprenda que la figura está experimentando miedo y asfixia.

¿Qué ha hecho el artista para conseguirlo? Porque ha pintado un paisaje sobre un fondo de líneas intrincadas de colores intensos y una figura irregular que no sabemos si es un hombre o una mujer, pero vemos que grita de miedo.

Detalle de El Grito

Por mucho que miremos la foto, no sabemos cómo es la cara del protagonista, qué forma tiene su ropa o qué le rodea, porque nada es reconocible. Entendemos que esta criatura siente miedo, soledad y ansiedad….. y que es infeliz por alguna razón y quiere gritar.

Edvard Munch estaba muy triste, muy estresado, y quería transmitirlo al espectador con una imagen que expresara sus propios sentimientos.

Este tipo de pintura, que expresa las emociones más profundas del artista, se llama pintura expresionista, y Munch fue uno de los artistas de vanguardia de este movimiento artístico.

¿Exactamente en qué se inspiró Munch?

¿Cómo se le ocurrió a Munch dibujar una figura irregular tapándose las orejas? Al parecer, cuatro años antes había visitado la Feria Mundial de París de 1889 (sí, la misma en la que se inauguró la increíble Torre Eiffel) y allí vio una antigua momia encontrada en Perú. Al parecer, le impresionó tanto que se inspiró en ella para una figura de su cuadro.

El parecido es ciertamente bastante grande, ¿no crees?

¡Cuidado con los ladrones!

Como ya le he dicho, hay cuatro versiones diferentes de esta imagen, y cada una de ellas tiene un valor incalculable. Tres están en museos y la cuarta pertenece a un coleccionista privado que pagó por ella noventa y un millones de euros en el año dos mil doce.

Los museos son conocidos por su estricta seguridad, pero ni siquiera eso impidió que unos ladrones se colaran y robaran dos versiones recientemente. Afortunadamente, la policía hizo un gran trabajo y consiguió recuperarlos y devolverlos a su sitio.

Quiero verlo en directo

¿No te importa que haga un poco más de frío, te gusta la naturaleza y eres fan del salmón ahumado? Si alguna vez tiene la oportunidad, debería viajar al norte de Europa, especialmente a Oslo, la capital de Noruega. Conocerá este fabuloso paraíso natural y podrá ver el crimen en la Galería Nacional.

Si no le basta con eso, también puede visitar el Museo Munch, que alberga las otras dos obras, así como numerosas pinturas, dibujos y grabados de este gran artista escandinavo.

Edvard Munch: WIKIPEDIA

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)