Saltar al contenido

Quién ideó la brújula

Hoy en día no tenemos ninguna certidumbre de quién ideó la brújula, pues no hay registros que lo confirmen, y, si bien se acostumbra a atribuir a la civilización china, la verdad es que griegos, árabes, vikingos o bien finlandeses, asimismo han afirmado haber sido los primeros en utilizar una brújula. Y esto solo se explica pues es posible, aun, que diferentes personas en diferentes unas partes del planeta llegaran a inventarla de forma independiente.

La brújula, en navegación o bien topografía, es el dispositivo primordial existente para localizar direcciones en la superficie de la Tierra. Las brújulas pueden operar con principios imantados o bien giroscópicos, o bien aun determinando la dirección del sol o bien una estrella, si bien el género de brújula más viejo y que nos resulta más familiar es la brújula imantada, que se emplea de diferentes formas en aeroplanos, navíos, automóviles terrestres, topografía…etc.

En algún instante del siglo XII, marineros de China y/o Europa descubrieron que un pedazo de piedra imán, un mineral imantado natural, cuando flotaba en un palo en el agua tendía a alinearse para apuntar en la dirección de la estrella polar. Presumiblemente, este primer descubrimiento fue seguido de manera rápida por un minuto, que mostraba de qué forma una aguja de hierro o bien acero tocada por una piedra imán a lo largo del tiempo preciso, también tendía a alinearse en dirección norte-sur. Esto desea decir que, desde el conocimiento de qué camino es el norte, se puede localizar cualquier otra dirección.

La razón por la que las brújulas imantadas marchan como lo hacen es que la Tierra misma actúa como un enorme imán de barra con un campo norte-sur que hace que los imanes que se mueven de manera libre tomen exactamente la misma orientación. La dirección del campo imantado de la Tierra no es paralela al eje norte-sur del globo, mas está suficientemente cerca para que una brújula no corregida sea una guía razonablemente buena. La imprecisión, famosa como alteración o bien declinación, cambia en magnitud de un punto a otro sobre la Tierra.

Desde la mayor parte de los puntos de la superficie de la Tierra, el Polo Norte geográfico y imantado difiere levemente entre sí. Esto desea decir que, al utilizar una brújula para determinar el norte geográfico auténtico, una persona debe estimar su situación con relación a los 2 puntos.

La brújula cambió la historia de la humanidad sin duda, puesto que con ella los viajantes podían recorrer el planeta y explorar lugares desconocidos hasta ese momento para sus etnias. Ya antes de la invención de la brújula no había forma de determinar la localización real en el océano abierto, lo que hacía que una buena parte del planeta se considerase zona vacía o bien negra en los mapas del pasado.

Podía recorrerse el océano bordeando los límites de la tierra, sí, y en verdad se hacía, mas era una forma exageradamente lenta y limitante de viajar y el comercio era cada vez más esencial. Cuanto más lejos pudieses transportar mercaderías, más valían, y por esta razón los marineros siempre y en todo momento intentaban buscar nuevas zonas de conectarse.

Esto desea decir que ya antes del siglo XII el comercio y la comunicación eran algo lento y errático, y de ahí que la brújula cambió por completo la red de comercio y la comunicación entre unos lugares y otros de forma tan veloz y extrema. La brújula dio por fin esa orientación que los viajantes necesitaban y una forma nueva de situarse en el planeta, lo que redujo los tiempos de viaje y abrió nuevas sendas de comercio que ya antes no eran navegables.

La primera brújula famosa estaba hecha con magnetita, un mineral de hierro negro con propiedades imantadas que se conocían en la antigüedad. En verdad, ciertos relatos de marineros ya charlaban de de qué forma si navegaban demasiado cerca de una montaña imantada todos y cada uno de los clavos de hierro se saldrían del navío y las tablas se romperían.

La relevancia de la brújula imantada no desapareció, y fue teniendo mejoras técnicas durante los siglos. Muchas de ellas serían efectuadas por ingleses, puesto que, debido a su gran imperio naval, sus intereses por tener unos buenos dispositivos de navegación fueron altísimos.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)