Saltar al contenido

Quién ideó el telégrafo

Debemos la invención del telégrafo a Samuel Morse, mas tienes que saber que, mucho antes que se inventase el telégrafo ya había sistemas de señalización que permitían a las personas comunicarse a distancia: humo, fuego, tambores, rayos reflejados del sol…y mucho más tarde sistemas visuales que utilizaban banderas o bien luces y que utilizaban en general un observador que descifraba una señal proveniente de una torre alta y distante, y después la mandaba a la próxima estación.

La palabra telégrafo se deriva de las palabras griegas tele, que significa “distante”, y graphein, que significa “escribir”, y se empezó a utilizar a fines del siglo XVIII para describir aquel sistema de semáforo óptico desarrollado en Francia.

En cuanto al telégrafo como tal, muchos sistemas telegráficos se han usado durante los siglos, mas el término se comprende con una mayor frecuencia para referirse al telégrafo eléctrico, que se desarrolló a mediados del siglo XIX y a lo largo de más de cien años fue el primordial medio para trasmitir información impresa por cable o bien onda de radio.

El conocido telégrafo eléctrico de Morse

El telégrafo eléctrico no apareció súbitamente, sino resultó ser fruto de una evolución científica que había tenido sitio desde el siglo XVIII en el campo de la electricidad. Uno de los desarrollos clave fue la invención de la célula voltaica en mil ochocientos por Alessandro Volta en Italia. Esto hizo posible nutrir dispositivos eléctricos de una forma más eficaz utilizando voltajes parcialmente bajos y corrientes altas.

En mil ochocientos treinta y dos, Samuel Finley Breese Morse, maestro de pintura y estatua en la Universidad de la ciudad de Nueva York, se interesó en la posibilidad de la telegrafía eléctrica y también hizo bocetos para lograr hacer efectivo y real tal sistema. Samuel Morse había tenido la idea de emplear electricidad en vez de luces para comunicarse a distancia, lo que se le ocurrió a lo largo de una charla a bordo de un navío cuando retornaba de Europa en el año mil ochocientos treinta y dos a su tierra, Boston (EE.UU.). Los pasajeros de aquel navío discutieron mucho sobre el llamado electroimán, últimamente inventado por Michael Faraday, y cuando Morse entendió de qué manera funcionaba aquello creyó que podría ser posible enviar un mensaje codificado por medio de un cable.

Al poco tiempo Morse se percató de que sus conocimientos eran deficientes para poder ir más allí, mas con ayuda de un maestro de la Universidad de la ciudad de Nueva York, Leonard D. Gale, Morse pudo avanzar y solucionar sus fallos en torno al sistema telegráfico, mostrándole de qué manera podía aumentar con regularidad la intensidad de una señal y superar los inconvenientes de distancia que había encontrado a lo largo del proceso.

En 1835 inventó un sistema de puntos y rayas para representar letras y números y en el último mes del año de mil ochocientos treinta y siete Morse tuvo ya la suficiente confianza en su nuevo sistema para pedir su apropiación y hacer demostraciones, lo que hizo en la ciudad de Nueva York y en Washington. En aquel año se le concedió la patente del telégrafo electromagnético.

Su sistema empleaba un expedidor automático que consistía en una placa con barras de metal largas y cortas, que representaban el código Morse equivalente al abecé y los números. El operador deslizó un puntero conectado a una batería y el cable de envío por medio de las barras, y también de forma inmediata se mandaron los puntos y guiones apropiados por medio de la línea. El receptor utilizó un electroimán con un lapicero óptico (un instrumento afín a un boli) en el extremo de un brazo. Cuando el imán funcionaba, el lapicero ocasionaba una impresión o bien una pequeña abolladura en una cinta de papel que pasaba después por un motor mecánico. La cinta era leída entonces por el operador.

Las líneas telegráficas pronto se extendieron por el resto de América y Europa, popularizándose la oración que probablemente habrás escuchado del “idioma morse” o bien “hablar en morse”.

Tablas con el código morse

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)