Saltar al contenido

¿Por qué se llama Baile en el Moulin de la Galette?

Baile en el Moulin de la Galette , esto es, Baile en el Molino de la Galleta, es el cuadro más conocido de Renoir y una de las Obras Maestras del Impresionismo, mas por más que nos fijemos ¡no se ven molinos ni galletas por ningún lugar!

Entonces… ¿Por qué razón tiene por nombre Baile en el Moulin de la Galette? Velozmente vas a salir de dudas.

Montmartre y los molinos de viento

Montmartre es hoy día un bello distrito de la ciudad de París al que asisten por año millones de turistas. Se asienta sobre una colina en la que en el pasado había unos treinta molinos de viento que se utilizaban para muchas actividades, como por poner un ejemplo, moler granos de trigo o bien pimienta. A fines del siglo XIX la mayor parte de los molinos habían desaparecido, mas aún quedaban un par de ellos conocidos como el Molino Radet y el Molino Blute- Fin, que pertenecían a la familia Debray.

Por aquel entonces, mientras que París se transformaba en una hermosa urbe de extensas avenidas y modernos edificios, Montmartre proseguía siendo una zona rural y humilde mas con mucho encanto. Los días festivos, muchos parisinos iban por allá a pasar una tarde de campo y a gozar de las preciosas vistas.

La gran idea de los molineros

Un día, los Debray, muy despiertos para los negocios, tuvieron la idea de realizar exquisitas galletas o bien panes con la harina de centeno que mismos molían. Las vendían al lado de un vaso de leche fresca a todo aquel que se aproximaba a contemplar París desde el fabuloso mirador de uno de sus molinos.

Esta fácil ocurrencia tuvo tanto éxito, que al cabo de cierto tiempo decidieron ampliar el negocio en grande y convertir el molino en un bar y sala de fiestas con jardines. A todo el circuito lo bautizaron como Le Moulin de la Galette, o sea, El Molino de la Galleta.

El Moulin de la Galette se pone de moda

Rápidamente se transformó en el sitio preferido de pintores, músicos, obreros, soldados, modistas… que asistían allá cada domingo y festivos para divertirse. Había un Salón de Invierno para los días de frío, mas cuando el tiempo era radiante, las meriendas y fiestas se festejaban en el exterior, donde los jóvenes pasaban las horas en los jardines bailando al son de la orquesta.

Los bailes comenzaban a las 3 de la tarde y se extendían hasta la medianoche. Al llegar la obscuridad el jolgorio seguía merced a la iluminación de las lámparas de gas, en tanto que aún no existía la luz eléctrica en las urbes.

Renoir no era el único al que le encantaba ir por allá. A lo largo de años, muchos reputados artistas (músicos, escritores…) vivieron en este animado distrito, frecuentaron el Moulin de la Galette y lo plasmaron en sus obras. Entre sus compañeros de profesión, estaban Toulouse-Lautrec, Van Gogh, Pablo Picasso… ¡Lo mejorcito del planeta del arte de la temporada!

¿Qué pintó Renoir en su obra Baile en el Moulin de la Galette?

Renoir representó en este cuadro una de esas amenas tardes de verano en los jardines del Moulin de la Galette. No se ven los molinos que dan origen al nombre del merendero pues solo pintó parte del jardín y específicamente, el instante del baile. Los molinos de madera originales estaba ubicados muy cerca de allá.

¿Te da la sensación de que este cuadro inspira tristeza? ¿Tedio? ¿Es un cuadro fatalista?…

¡Claro que no! Todo lo opuesto. El enorme Renoir trató de trasmitir optimismo y alegría de vivir. Como se puede ver, la gente baila, charla animadamente y semeja pasárselo realmente bien. Viendo esta imagen podemos hacernos una idea de de qué manera se divertía en sus días de asueto la gente de su entorno; en verdad, múltiples personas que aparecen en él son buenos amigos suyos a los que deseó retratar.Para enseñar alegría, usó vivos colores.

También dio mucha relevancia a la luz y a de qué forma se refleja en las personas y en los objetos. En lugar de dibujar y concretar las figuras, las creó a base de máculas para crear sensación de movimiento y iluminación en la escena. Esto no es solo propio de Renoir, sino más bien de todos y cada uno de los artistas del Impresionismo. Los paisajes, la vida al aire libre, el color, la luz, los buenos instantes que ofrece la vida… fueron por norma general los temas preferidos de todos .

¿Pintó el cuadro a lo largo del baile?

Los pintores impresionistas acostumbraban a pintar al natural en lugar de encerrarse en su estudio. En el caso de esta obra, no está clarísimo que Renoir la pintase de forma directa en el merendero del Moulin de la Galette. Hay un cuadro precedente muy similar, más pequeño y menos acabado que probablemente sí pintó a lo largo del baile y que entonces llevó a su estudio y empleó como modelo del segundo y terminante cuadro que es el que todos conocemos. En las fotografías puedes revisar que son muy afines si bien se aprecian diferencias entre los dos.

El Moulin de la Galette cerró en 1915 y ya no existen los viejos molinos que llegaron a ser tan conocidos. Si cualquier día tienes la ocasión de caminar por París, en su sitio hallarás un moderno restorán bautizado con el viejo nombre Le Moulin de la Galette y un falso molino que nos recuerda un sitio y una temporada que sirvió de gran inspiración al arte y que es parte integrante de la historia reciente de la ciudad de París.

Por cierto… En la actualidad Montmartre es conocido asimismo como El Distrito de los Pintores.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)