Saltar al contenido

¿Por qué el Moisés de Miguel Ángel tiene cuernos?

La estatua del Moisés de Miguel Ángel es una de las más conocidas de la historia. Obsérvala con atención y fíjate bien en ella ¿Ves algo extraño? Seguro que te has dado cuenta de que este hombre ¡tiene 2 cuernos que sobresalen en su cabeza! ¿Por qué razón va a ser?…

A continuación descubrirás la razón y otros datos curiosos sobre esta fantástica obra.

Miguel Ángel Buonarroti, genio del Renacimiento

Miguel Ángel Buonarroti es uno de los genios del Arte de todos y cada uno de los tiempos y la enorme figura del Renacimiento italiano. Nació en mil cuatrocientos setenta y cinco en Caprese si bien pasó su niñez en Florencia. Desde pequeñísimo supo que deseaba ser artista. A su padre esta idea no le agradaba demasiado mas al final cedió y le dejó entrar como practicante en un reputado taller de pintura. Miguel Ángel tenía por aquel entonces trece años y en seguida probó ser un excepcional pintor y dibujante.

Por aquel entonces la urbe estaba regida por Lorenzo de Médici, un hombre poderoso y tan amante del arte, que creó una escuela donde los jóvenes con más talento podían aprender a cincelar.
Con catorce años, Miguel Ángel tuvo la ocasión de entrar en ella y, a lo largo de unos años, rodearse de grandes artistas y de las personas más letradas de la temporada. De manera rápida se transformó en uno de los artistas más admirados de su tiempo, merced a piezas maestras como su muy famoso David.

A Miguel Ángel le encargan el Moisés

Siendo un joven de treinta años, el papa Julio II le solicita que viaje a Roma para hacerle un encargo muy importante: desea que diseñe y realice su tumba.

Se trataba de un enorme monumento mortuorio con más de cuarenta esculturas y lógicamente, Miguel Ángel se emocionó. No había duda de que era un artista completísimo y superdotado para la pintura y la arquitectura, mas se sentía sobre todo escultor. Amaba tallar la piedra y para él, poder efectuar el magnífico monumento mortuorio para un personaje tan esencial, era una enorme ocasión.

Desgraciadamente por carencia de dinero y muchos otros inconvenientes, este ambicioso proyecto no se pudo efectuar y Miguel Ángel solo llegó a crear ciertas estatuas para un monumento final considerablemente más pequeño, entre ellas el Moisés, que acabó en mil quinientos quince.

¿Quién es Moisés?

Moisés es un esencial personaje de la Biblia, un libro antiquísimo donde se cuenta la historia de una nación llamada Israel.

Según afirman los textos de las Sagradas Escrituras, en la temporada de los faraones, muchos israelitas vivían como esclavos en Egipto. Moisés fue el responsable de asistirles a huir de allá y llevarles a una nueva tierra donde pudiesen ser libres. Cuenta la historia que un día, a lo largo de la escapada, Dios solicitó a Moisés que subiese a una montaña para entregarle unas tablas donde debía redactar Diez Mandamientos, o sea, diez reglas que el pueblo de Israel debía cumplir. Una de las más esenciales, era que solo podían adorarle a él, el único Dios. Moisés escuchó a Dios y obedeció. Cuando retornó de la montaña y deseó contar a todos esas nuevas reglas, halló que el pueblo había derretido metales hermosos y con ellos había construido un becerro de oro al que estaban adorando. Moisés se puso tan colérico, que lanzó las tablas sobre la escultura y la destrozó.

Curiosidades del Moisés de Miguel Ángel

¿Qué nos cuenta el Moisés de Miguel Ángel?

Cuando un artista crea una estatua, decide qué desea representar. Miguel Ángel podía haber creado un Moisés meditabundo, o bien paseando, o bien leyendo… mas no fue de esta forma. Cuando esculpió su renombrado Moisés, el enorme genio escogió ejecutar justo el instante en que baja de la montaña y descubre a su pueblo adorando al becerro de oro, el instante preciso en que entra en cólera y está a puntito de levantarse para lanzar con furia las Tablas de la Ley. Si te fijas bien vas a ver que las lleva bajo su brazo derecho. Su cuerpo está en tensión y su cara refleja la ira y el enfado que siente en ese instante ¡Su mirada es tan penetrante que prácticamente atemoriza!

Este efecto lo logró Miguel Ángel merced a su increíble dominio de la técnica. Pese a trabajar un material tan duro como el mármol, fue capaz de dar forma a la figura y crear diferentes texturas para cada parte. Observa de qué manera el aspecto de la piedra es diferente para la compacta barba que para los pliegues de la ropa o bien para la piel de su cuerpo.¿Te has percatado de que hasta se aprecian las venas en sus manos? Sí… ha logrado un naturalismo tan pasmoso, que el mismísimo Miguel Ángel cuando la acabó se quedó observándola y le gritó: “¡Ahora, Habla!”. Efectivamente, la estatua es tan real que semeja que solo le falta la voz.

¿Por qué razón tiene cuernos?

La Biblia original se escribió en hebreo. En el siglo IV, San Jerónimo fue el primero en traducirla al latín a fin de que todos y cada uno de los cristianos pudiesen comprenderla.

En ella se podía leer que cuando Moisés se halló con Dios en la montaña, “de su semblante salían rayos de luz”. Se piensa que al traducir esta oración, San Jerónimo cometió el fallo de meditar que significaba “su semblante tenía cuernos”, y de esta manera lo escribió. Desde entonces y a lo largo de muchos siglos, muchos artistas, cuando pintaban o bien esculpían la figura de Moisés, le ponían unos cuernecillos en la cabeza. Miguel Ángel fue uno de ellos. En aquellos tiempos a absolutamente nadie le extrañó ni le pareció mal puesto que los cuernos eran símbolo de poder y grandiosidad.

Quiero ver el Moisés pero… ¿dónde se encuentra?

Si deseas verlo con tus ojos, deberás viajar a Roma (Italia), en concreto a la Basílica de San Pietro In Vincoli, muy cerca del renombrado Coliseo romano.

Aprende más en Wikipedia: Moisés de Miguel Ángel

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)