Saltar al contenido

¿Por qué a Nefertiti le falta un ojo? – ⭐Cenicientas.es

nefertiti buso

Sí, tienes razón… Esta estatua me resulta muy familiar. Es Nefertiti. Si no ha tenido la oportunidad de verlo en persona, probablemente lo conozca por los libros de texto, porque es una de las obras de arte más famosas de todos los tiempos.

Pero… ¿Te has preguntado alguna vez quién es esta misteriosa mujer? ¿A qué época histórica cree que pertenece? ¿Por qué falta un ojo en este conocido busto?

No te preocupes. Ahora aprenderás muchas cosas interesantes sobre este intrigante tema.

¿Quién fue Nefertiti?

Para saber quién fue Nefertiti y lo que significó para su época, debemos ir a una de las mayores civilizaciones del pasado: el antiguo Egipto, que se desarrolló a orillas del Nilo desde tres mil años antes de Cristo hasta treinta y un años antes de Cristo, cuando fue conquistado por el poderoso Imperio Romano.

La civilización egipcia tuvo una influencia decisiva en la historia de la humanidad en ámbitos como las matemáticas, la tecnología y la medicina. Su patrimonio cultural y artístico es increíble y aún está lleno de misterio. Las fantásticas pirámides, la esfinge gigante de Gizao y los fantásticos e intrincados jeroglíficos no dejan de impresionar.

A lo largo de los tres mil años de historia de Egipto, varios reyes gobernaron acumulando poder y fueron considerados divinos por su pueblo: los faraones.

Uno de estos faraones fue Amenofis IV, que gobernó el imperio desde mil trescientos cincuenta y tres hasta mil trescientos treinta y seis a.C. Como todos los demás, tuvo varias esposas a la vez. De cada una de ellas, sólo una era considerada la esposa oficial, la más importante. Nefertiti tuvo el honor de ser la gran esposa real de Amenofis IV, y juntos tuvieron seis hijas.

Nefertiti era la reina de Egipto. Todo indica que su gran personalidad la hizo brillar con luz propia a lo largo de su reinado y alcanzar un gran poder político y religioso. En resumen, gobernaba casi tanto como el faraón, lo que era inusual para la época. Incluso la llamaban la diosa Nefertiti.

¿De qué manera fue la temporada en que vivió la reina Nefertiti?

Amenofis IV no era un hombre perezoso y despreocupado, sino todo lo contrario. Se reveló como un faraón revolucionario y restaurador que llevó a cabo grandes reformas durante sus dieciocho años de gobierno. Su esposa Nefertiti le apoyó en sus esfuerzos.

Primero hizo cambios religiosos que fueron muy controvertidos. Sus súbditos adoraban a muchos dioses, pero especialmente a uno, el dios gigante Amón. Poco después de su llegada, Amenofis IV decidió que el dios Atón sería en adelante el más importante de todos.

En su honor, construyó una nueva ciudad en medio del desierto, a la que llamó Akhetaton (Horizonte del Monte Athos) y que hoy se conoce como Amarna.

Había que cumplir la orden del faraón, y así todo el planeta se puso a trabajar. En un lugar donde no había nada, miles y miles de personas trabajaron incansablemente para construir un nuevo palacio real, nuevas casas, nuevos templos…. ¡una nueva ciudad construida de la nada!

Cuando todo estaba casi terminado, el faraón hizo de la ciudad la capital del reino y se trasladó allí con su familia y su corte. Por si fuera poco, decidió cambiar su nombre de Amenofis IV a Akenatón (también conocido como Akhenaten), que significa “útil a Atón”.

Pero hubo más cambios. Artísticamente, también estaba decidido a romper con el pasado y presentar algo nuevo. ¡Veamos lo que hizo con la estatua!

¿Qué reforma hizo el faraón Amenofis IV en el planeta del Arte?

Cuando los faraones encargaban sus estatuas, siempre exigían que se les representara jóvenes y fuertes (aunque no lo fueran), con la mirada al frente, sanos e impasibles, siempre y en todo momento. Mira las fotos de los faraones Ramsés II y Micerino: ¡parecen haberse tragado un palo!

Amenofis IV (o Akenatón, como se llamaba) debió de encontrar aburrido ver lo mismo una y otra vez, y decidió poner fin a esta antigua tradición. Ordenó a los escultores a su servicio que cambiaran completamente su estilo. A partir de ahora, ellos y su familia debían tener un aspecto más realista y natural. Sentía que no tenía necesidad de ocultar sus defectos físicos y, de hecho, seguían siendo algo exagerados.

Por ello, sus esculturas le representan tal y como era: un hombre con una cara demasiado larga, una nariz interminable, una barbilla prominente y un vientre ligeramente abultado. Sí, no nos engañemos… No era guapo ni tenía el cuerpo de un atleta, pero sin duda no le importaba.

La Reina, en cambio, gana porque era una mujer joven de poco más de veinte años e increíblemente bella en aquella época. No en vano, Nefertiti significa “la belleza ha llegado”. El busto que se ve la muestra en su mejor momento y refleja lo hermosa que era realmente.

El busto de Nefertiti

El busto es de piedra caliza. El escultor esculpió las diferentes partes del rostro y luego las cubrió con varias capas de yeso, un tipo de escayola que se puede pulir para que las formas destaquen mejor. Finalmente, lo pinta.

¿Quieres saber cómo era Nefertiti físicamente? Como puedes ver, tiene unos rasgos delicados, una piel suave y un cuello largo que le dan una gran elegancia. Su cara parece bronceada, y todavía se pueden ver las bandas en su cuello. Tiene una ligera sonrisa en la cara y lleva una alta corona azul en la cabeza, originalmente con una cobra distintiva en la parte delantera de la cabeza.

El resultado es una mujer con un aspecto natural, moderno y atractivo, cuyo rostro se asemeja al de una modelo de periódico.

¿Por qué razón a Nefertiti le falta un ojo?

Habrás notado que a la reina de la belleza le falta el ojo izquierdo. Los arqueólogos que la descubrieron pensaron en un principio que se había roto y se pusieron a restaurarla. Por desgracia, no se encontró ningún ojo de sílex.

Otra posibilidad es que perdiera el ojo en vida, pero esta teoría se ha descartado porque hay otras estatuas y relieves de ella, y sólo en un caso aparece sin ojo.

Con el paso del tiempo, los investigadores han descubierto que el nicho en el que debía estar colocado es muy poco profundo y no hay restos del pegamento que se utilizaba habitualmente en la época, como la cera de abeja. Esto era muy extraño porque significaba que el ojo no se perdía pero nunca se colocaba en la cara de la Reina.

Extraño, ¿no? ¿Cuál podría ser la causa?

Imagina que el faraón y la reina encargaron a un profesor de escultura la creación de muchas estatuas y relieves de su rostro. Por ello, organizó un seminario en el que trabajó con asistentes y jóvenes profesionales.

No es seguro, pero muchos creen que creó este busto para que sus trabajadores y estudiantes supieran el aspecto de la reina y pudieran copiar su rostro en sus otras esculturas. Dicho esto, se trata de un modelo que el escultor-profesor puede haber dejado intencionadamente inacabado para que sus alumnos pudieran tener una “lección práctica” en la que aprendieran a colocar los ojos en las cuencas oculares.

Por otra parte, es difícil imaginar que un cuadro tan bello e inusual pueda cumplir simplemente esta función. El misterio aún no está completamente resuelto.

¿Qué fue de la reina Nefertiti?

No se sabe qué ocurrió, pero cuando el faraón estuvo en el poder durante doce años, su esposa Nefertiti dejó de aparecer en documentos, estatuas y relieves de la época, ¡como si se la hubiera tragado la tierra!

Tal vez murió joven, tal vez abandonó el palacio por una razón desconocida…. el destino de esta hermosa mujer sigue siendo un misterio hasta el día de hoy, perdido en la bruma del tiempo.

Ajetatón, la urbe abandonada

Las reformas y los cambios durante el reinado de Amenofis IV fueron de corta duración. A su muerte, le sucedió a los pocos meses un nuevo faraón y, más tarde, el famoso Tutankamón (también conocido como Tutahamun), que hizo volver la corte a Tebas (la antigua capital) y reintrodujo el culto al dios Amón. Poco a poco, las representaciones artísticas de los faraones volvieron a su forma original.

Akhetaton (Amarna) se descuidó para siempre y cayó en el olvido.

¿Dónde se halló el busto de Nefertiti?

En 1912, el egiptólogo alemán Ludwig Borhardt realizó excavaciones arqueológicas en las ruinas de Akhetaton (Amarna).

Para su sorpresa, descubrió los restos de una casa llena de figuras y cabezas de miembros de la familia real de Akenatón talladas en piedra. A partir de una inscripción, dedujeron que se trataba del antiguo taller de un escultor-maestro llamado Tutmosis, artista favorito del faraón Amenofis IV (Akenatón).

Entre todos estos objetos preciosos hay un busto de Nefertiti. Fue reconocida rápidamente por la corona azul que sólo ella llevaba como reina.

¿Exactamente en qué sitio se exhibe el busto de Nefertiti?

Si quiere ver el busto de Nefertiti en persona, debe visitar el Museo Egipcio de Berlín (Alemania), donde no sólo podrá admirar la belleza de esta reina, sino también rodearse de sarcófagos, papiros, momias y muchas otras reliquias fascinantes del antiguo Egipto.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)