Saltar al contenido

¿Qué era y para qué se utilizaba el Coliseo de Roma?

¿Te has preguntado alguna vez qué era y para qué exactamente se usaba el Coliseo Romano? A lo mejor no, mas seguro que te suena de tanto verlo en películas, fotografías o bien videojuegos.

A pesar de que en la actualidad se halla en ruinas nos prosigue impresionando por su importante tamaño y belleza. Desde dos mil siete, se considera una de las Siete Maravillas del Planeta Moderno.

Si te fijas en las imágenes y dejas volar tu imaginación vas a poder hacerte una idea de de qué manera era hace dos mil años, con lo que ¿por qué razón no zambullirnos un tanto en su historia?

¡A los romanos les agradaba divertirse!

Como sabes, una de las civilizaciones más esenciales de la Antigüedad fue la romana. A lo largo de siglos el pueblo de la ciudad de Roma conquistó muchos territorios y creó un enorme imperio que se extendió por la parte de Europa, Asia y África. Esta temporada es lo que conocemos como Imperio Romano.

En ese tiempo los emperadores tenían todo el poder. Una de las formas de probar su grandiosidad era mandando edificar enormes y majestuosos edificios en sus dominios, y sobre todo en la ciudad de Roma, la capital del Imperio.

Los habitantes de Roma eran muy apasionados a los espectáculos y a los emperadores les agradaba que su pueblo estuviese entretenido. Igual que tenemos cines, museos o bien parques de atracciones para pasarlo bien, disponían de lugares singulares donde divertirse: teatros para poder ver obras tráficas, circos destinados a carreras de caballos, o bien anfiteatros para gozar de actividades festivas variadas.

Pues bien, el Coliseo de la ciudad de Roma era un enorme anfiteatro romano, el más grande y también esencial de todos y cada uno de los que han existido. Realmente, tiene por nombre Anfiteatro Flavio, mas todo el planeta lo conoce como el Coliseo romano.

Lo mandó edificar el emperador Vespasiano en el año setenta y dos d. de C. y se hizo en un tiempo record ¡En menos de diez años estaba terminado!

¿De qué manera era el Coliseo cuando se edificó?

El Coliseo Romano, como todos y cada uno de los anfiteatros, tenía forma ovalada y gradas a fin de que el público pudiese ver bien las representaciones. ¡En el había asientos para cincuenta y cinco mil personas! Esa es aproximadamente la gente que cabe actualmente en muchos de los grandes campos de futbol y créeme si te digo que dentro entrarían todos y cada uno de los habitantes de urbes actuales como Huesca o bien Segovia.

El mejor lugar, la Tribuna, se reservaba para el Emperador y su familia, al tiempo que el resto espectadores se sentaban conforme su nivel de riqueza y también relevancia. A los más pobres les tocaba en la parte más alta, que como resulta lógico, era el sitio desde el que se veía peor.

En el suelo, cubierto de madera y arena, tenían sitio los diferentes espectáculos. Como en verano hacía mucho calor todo el Coliseo se cubría con una tela gigante para resguardar al público del sol. Ingeniosísimos los viejos romanos ¿no te semeja?

Debajo del suelo había pasadizos, jaulas para los animales y mazmorras donde se encerraba a los presos que participaban en ellos. En las fotografías puedes revisar que ese suelo ya no existe y de ahí que vemos todo el laberinto subterráneo.

Espectáculos en el Coliseo

En el Coliseo los romanos gozaban de muchos espectáculos diferentes. Uno de los más increíbles consistía en completar el ruedo de agua para representar batallas navales. ¿Te imaginas navíos en el Coliseo? ¡Puesto que de esta forma era!

También se organizaban riñas de animales salvajes (leones, panteras, elefantes…) traídos de lugares lejanos, o bien se forzaba a los pobres presos a enfrentarse a esas temibles fieras.

Eso sí, el plato primordial, como se ve en las películas de romanos, eran las luchas de gladiadores. La mayor parte de los hombres eran esclavos y presos a los que se forzaba a adiestrar durísimo y a manejar diferentes armas como lanzas y espadas.

Una vez preparados se les forzaba a combatir entre ellos. Para un gladiador, salir victorioso de un enfrentamiento tan duro era fundamental por el hecho de que sabía que era la única forma de salvar su vida y además de esto, podía ser premiado con la libertad. Su única opción era darlo todo hasta el final.

El Coliseo Romano se utilizó a lo largo de muchos años para estos fines, mas con el tiempo múltiples terremotos destrozaron una parte de su estructura. Llegó un instante en que no se reconstruyó y se quedó en estado ruinoso. Muchas de las piedras caídas se aprovecharon para otros edificios o bien fueron robadas por saqueadores.

¿A que ahora que has aprendido tantas cosas te apetece viajar a Roma, entrar en el conocido Coliseo, y sentirte a lo largo de un rato como un viejo romano? Quién sabe… ¡Quizás cualquier día tengas esa ocasión!

Mientras tanto, te dejo un vídeo muy cortito que muestra una reconstrucción virtual de de qué forma era El Coliseo cuando se inauguró. Te va a encantar.

No, prefiero transformarme en un genuino especialista en El Coliseo. Pincha aquí

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)