Saltar al contenido

La obra animada de Disney y Dalí – ⭐Cenicientas.es

Disney y Dalí obra de arte arte

Salvador Dalí y Walt Disney son claros ejemplos de genialidad para todos. Ambos pasaron gran parte del siglo XX y cada uno alcanzó el éxito en sus respectivos campos, pero lo que mucha gente no sabe es que un día sus caminos se cruzaron y nació una amistad que les llevó a colaborar en un proyecto muy singular.

¿Quieres saber exactamente lo que era? Pronto lo descubrirás. Antes de eso, le animo a conocer algunos datos interesantes sobre sus vidas y sus contribuciones al arte y la cultura popular

¿Quién fue Salvador Dalí?

Salvador Dalí es reconocido por casi todo el mundo. Su aspecto estrafalario, su largo bigote y su peculiar comportamiento le convirtieron en un icono de la cultura moderna en todo el mundo. No quería pasar desapercibido y lo hizo.

Sin embargo, no hay que olvidar que está considerado como uno de los artistas más importantes del siglo pasado y que sus cualidades artísticas son innegables. No sólo fue pintor, sino también escultor, dibujante, grabador, escenógrafo…

Nació en 1904 en Figueras (España) y desde muy joven mostró una extraordinaria imaginación y una gran habilidad para el dibujo. Vivió varios años en Madrid, donde estudió arte y empezó a exponer sus primeras obras, y más tarde en París.

Fue amigo de los intelectuales y artistas más importantes de su época, como el poeta Federico García Lorca, el director de cine Luis Buñuel y el genial pintor Pablo Picasso, y se convirtió en la figura más famosa del movimiento artístico conocido como surrealismo, surgido en los años veinte.

Dalí y el Surrealismo

Piensa en tus sueños… ¿Crees que vives historias en tus sueños que te confunden porque mezclan recuerdos y personas que no conoces? ¿Y que en ellas te suceden cosas increíbles, aparecen criaturas fabulosas, aparecen objetos extraños y te mueves por lugares que son pura ficción?

Imagina que te levantas una mañana y decides dibujar todo lo que has soñado. Seguramente el cuadro resultante será algo así como un caos de imágenes a medio camino entre la realidad y la fantasía.

Esto es lo que los artistas surrealistas tratan de reflejar en sus cuadros: un planeta de sueños y pensamientos ocultos en lo más profundo de la psique que no se puede ver.

¿Cómo lo captó Dalí? Porque lo hace creando extrañas imágenes que, aunque casi siempre y en toda circunstancia son reconocibles, no parecen realistas porque están alargadas, desfiguradas, fusionadas o mezcladas para crear figuras fabulosas y paisajes increíbles.

Una de sus obras surrealistas más significativas es Memoria permanente. Las horas en él parecen derretirse como el queso, y la asociación de las imágenes es sorprendente, surrealista, como si estuviéramos ante un sueño pintado.

Además, sus cuadros esconden muchas cosas que no son visibles a menos que nos detengamos a mirarlas de cerca. Compruébelo usted mismo en la obra titulada Swans Reflecting Like Elephants. Te sorprenderá encontrar varias imágenes enmascaradas que no son lo que parecen, ¿o sí?

¿Quién fue Walt Disney?

¿Quién no ha visto alguna vez los dibujos animados de Mickey Mouse o los cuentos tradicionales de Disney, como Alicia en el País de las Maravillas, Cenicienta, Dumbo, La Bella Durmiente, Bambi…?

Todas estas obras nacieron de la imaginación de Walt Disney, que con gran esmero y partiendo de cero consiguió crear la empresa de animación más importante del mundo.

Disney nació en 1901 en Chicago (Estados Unidos). De niño le gustaba dibujar y le fascinaba el cine, así que pronto descubrió lo que quería hacer con su vida: crear personajes, inventar historias y dirigir películas.

Trabajó durante varios años y, gracias a su ingenio y visión empresarial, logró su objetivo: en 1923, con veintidós años, fundó una pequeña empresa que, unos años más tarde, se convirtió en la productora de las películas de animación más famosas del cine.

Su primer personaje famoso, Mickey Mouse, apareció en la gran pantalla en 1928 como protagonista de la primera película de animación con sonido: “Willy on the Steamboat”. Como se puede ver, Disney también estaba a la vanguardia de la tecnología de sonido, ya que hasta hace poco todas las películas eran sin sonido.

A partir de ahí, comenzó a crear nuevos proyectos y, finalmente, consiguió realizar la primera película de animación de la historia del cine: una adaptación del tradicional cuento de hadas Blancanieves y los siete enanitos (1937), que fue un gran éxito. Luego siguieron todas las demás, que seguramente has visto muchas veces y que le dieron fama mundial.

Su psique siempre y en todo momento ofreció ideas originales y muy innovadoras. Un día decidió embarcarse en una de sus empresas más impresionantes: la creación del mayor parque de atracciones del planeta. Lo diseñó a su gusto y planificó personalmente las increíbles atracciones hasta el último detalle.

El resultado fue la mágica Disneylandia, inaugurada en California en 1950.

¿De qué manera se conocieron Disney y Dalí?

Mucho antes de que se hicieran amigos, los dos genios se admiraban mutuamente y sólo era cuestión de tiempo que se conocieran.

En 1944, ambos se conocieron en el Disneyland Resort. Dalí vivía en Estados Unidos con su esposa Gala. En ese momento, Disney había leído un libro sobre la vida del artista y decidió enviarlo a casa y pedirle que lo firmara. Tienes razón: ¡le pidió un autógrafo!

Dalí , que le apoyó mucho, aceptó y a partir de ese momento los dos empezaron a escribirse cartas.Un año después, en una fiesta en Hollywood, se conocieron en persona.

Los 2 genios deciden unir su talento

A Disney le encantaba dibujar. Por otra parte, Dalí era aficionado al cine e incluso creó decorados para algunas películas.

Como se llevaban muy bien y querían colaborar, decidieron hacer un corto innovador que combinara arte y animación.

Ambos acordaron que Dalí dibujaría y trabajaría en el guión y Disney les proporcionaría la última tecnología disponible en ese momento. El resultado sería algo inédito, una obra sorprendente y vanguardista que asombraría al mundo.

Dalí estaba encantado. Se inspiró en una hermosa canción de la cantante Dora Luz llamada Destino, y decidió que ese sería el nombre de la película.

Trabajó estrechamente con el director creativo John Hench para desarrollar la trama: una historia de amor imposible entre Chronos, la personificación del tiempo, y una mujer de carne y hueso.

A lo largo de varios meses, creó docenas y docenas de bocetos, dibujos y pinturas que aún se conservan, y el equipo técnico rodó los primeros 18 segundos de la película utilizando algunos de estos materiales.

Cuando todo parecía ir sobre ruedas, ocurrió algo inesperado: ¡el proyecto se canceló!

El negro destino de Destino

¿Qué pudo ocurrir para que Disney y Dalí cancelaran su contrato y dejaran la obra sin terminar?

Según algunas opiniones, Disney y Dalí se pelearon porque cada uno quería contar la historia de forma diferente y no se ponían de acuerdo.

Otros creen que la razón fue el mal periodo económico de la empresa tras la Segunda Guerra Mundial y que Walt Disney no tuvo más remedio que recortar gastos.

Desgraciadamente, aunque Dalí y Disney mantuvieron una relación amistosa, el proyecto se archivó, cada uno siguió su camino y nunca volvieron a trabajar juntos.

¡El proyecto resucita!

Un día, casi sesenta años después, Roy J. Disney, sobrino de Walt Disney, recordó una gran idea que su tío y Dalí habían olvidado, y decidió terminar el trabajo.

Recoge los dibujos del artista, los textos escritos y toda la información que puede conseguir. Quería respetar al máximo la idea original.

A continuación, se puso a trabajar con un gran equipo de especialistas, que utilizaron los 18 segundos de metraje y terminaron cuidadosamente la película utilizando métodos de animación tradicionales combinados con tecnología moderna.

El resultado

El resultado es un hermoso cortometraje de unos seis minutos que nos adentra en el mundo simbólico y mágico de las pinturas y los sueños de Dalí, pero con una atmósfera y un estilo característicos que recuerdan a los de Disney.

Estrenada en 2003, la película recibió elogios de la crítica, ganó varios premios importantes y fue nominada al Oscar.

¿Te apetece ver Destino?

Nunca se nos dice qué habrían pensado el gran Walt Disney y el genial Salvador Dalí si hubieran visto su proyecto terminado, pero probablemente se habrían sentido orgullosos y muy conmovidos.

Afortunadamente, puedes disfrutar de ella. La historia es bastante complicada de entender, pero no te preocupes, lo principal es sumergirse en la belleza de los cuadros y dejarse llevar por la hermosa canción que los envuelve.

Salvador Dalí

Wikipedia: Walt Disney

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)