Saltar al contenido

El extraño caso de La Joven de la Perla

La joven de la perla, que se halla en el Museo Mauritshuis de La Haya (Holanda), es una de las obras más conocidas de la historia del Arte Universal

Se trata de una pintura frágil y supuestamente fácil que ejercita una atracción singular sobre todo el que la mira. De ahí que, muchos la llaman La Mona Plana holandesa.

En torno a este cuadro hay un pequeño mas interesante misterio que los especialistas aún no han resuelto claramente ¿Te imaginas qué puede ser? Si eres buen observador a lo mejor lo descubres y si no, te lo cuento.

Antes conoceremos ciertos datos interesantes sobre quién fue el artista y le temporada en que vivió.

¿Quién pintó La joven de la perla?

La joven de la perla es una obra de Johannes Vermeer. Este gran pintor nació en una urbe de Holanda (Países Bajos) llamada Delft en 1632. Por tal razón, ha pasado a la historia como Vermeer de Delft.

¿Qué conocemos de su vida?

¡Lo cierto es que no demasiado! Se sabe que su padre era dueño de una posada en la que se ofrecía un plato de comida caliente y una cama para pasar la noche a los viajantes que llegaban a la urbe.

El negocio estaba en el bajo de un edificio que daba a la plaza del mercado; en las plantas de arriba vivía Johannes Vermeer con su familia.

El padre, para ganar un dinero extra, vendía cuadros de diferentes artistas que exponía en su posada. Es muy posible que el joven Vermeer, que medró rodeado de arte, descubriera que deseaba ser pintor observando pausadamente todas y cada una esas obras.

No se sabe quién fue su profesor ni exactamente en qué taller aprendió, mas a los veintiuno años consiguió el título de profesor de la pintura. Esto quiere decir que a lo largo de los años precedentes debió percibir clases y practicar muchas horas en frente de un cuadro. A esa edad asimismo se casó con Catharina, una chavala de familia rica con la que tuvo 15 hijos de los que subsistieron once.

El trabajo de Vermeer

Seguramente a Vermeer le habría encantado vivir de la pintura mas precisaba ganar bastante dinero para sostener a su abundante familia y buscó un empleo más estable. Por fortuna lo halló y a lo largo de su vida se dedicó a vender antigüedades y obras de otros artistas, esto es, fue comerciante de arte.

A pesar de ello le apasionaba pintar y jamás dejó de hacerlo. Realizó algo más de cuarenta cuadros de los que solo se preservan 31.

Entre que tenía poco tiempo libre y que dedicaba un buen tiempo a cada obra, efectuaba una media de 2 cuadros por año. Si lograba vender alguno le pagaban poquísimo. Por desgracia, murió arruinado y estresado por las deudas a la edad de cuarenta y tres años.

CURIOSIDADES SOBRE EL CUADRO DE LA JOVEN DE LA PERLA

¿De qué forma era la vida en Delft en tiempos de Vermeer?

Delft era una localidad pequeña de unos veinticinco habitantes que en el siglo XVII llegó a lograr una enorme prosperidad ¿Sabes por qué razón?

Resulta que a inicios de siglo brotó una moda que ocasionó furor: adquirir cerámica china. La gente acaudalada se volvía ida por tenerla debido a su deliciosa calidad y belleza, hasta el punto de que hubo familias que llegaron a acumular grandes compilaciones de objetos venidos de Oriente.

Solo había un problemilla… ¡era muy, muy cara! Aun para los más ricos los costos eran en muchas ocasiones prohibitivos. Mas como no hay mal que por bien no venga, los ceramistas holandeses, avispadísimos, se percataron de que tenían ante ellos una ocasión de oro para poder sacar una buena tajada del tema.

¿Qué hicieron? ¡Muy simple! Decidieron fabricar su porcelana al estilo chino. No sería tan frágil ni de tanta calidad, mas sí del mismo modo preciosa y bastante más asequible ¡Estaban seguros de que a los ricachones les iba a emocionar y los menos ricos asimismo podrían adquirirla!

Se pusieron manos a la obra y comenzaron a crear todo género de objetos como vajillas, jarros o bien azulejos para cubrir las paredes de los hogares.

¡La jugada salió perfecta! En escaso tiempo, estas piezas pintadas a mano en azul sobre fondo blanco alcanzaron mucha fama no solo en todo el país sino más bien internacionalmente.

En este entorno vivió Vermeer, quien contempló con sus ojos de qué forma la urbe medraba, se llenaba de factorías de porcelana que daban trabajo a bastante gente y sus habitantes conocían una temporada de esplendor económico y social.

La vida artística en Delft

Por aquella temporada en Los Países Bajos, y en contraste a otros países europeos, gran parte de los compradores de arte pertenecían a la burguesía, esto es, acostumbraban a ser personas que tenían una buena situación económica (mercaderes, mercaderes…) que gozaban colgando los cuadros en las habitaciones de su hogar.

Por eso los pintores no efectuaban enormes cuadros de temas religiosos o bien mitológicos, sino más bien paisajes, retratos, bodegones, y la llamada pintura de género: escenas realistas que reflejan la vida diaria en las casas, el trabajo de los campesinos, las fiestas populares, las calles, los mercados… Cuadros de tamaño pequeño y temas afables, idóneos para decorar las casas.

Conclusión: en Delft había dinero y la gente gozaba comprando obras de arte. Esto asistió a que la urbe se transformara en un esencial centro artístico donde se concentraron algunos de los mejores pintores de género de la época.

Vermeer fue uno de ellos, y si bien a lo largo de múltiples siglos no fue tenido en cuenta, hoy día se considera el más esencial de todos.

¿Qué hace tan singular la obra de Vermeer?

Como bien sabes Vermeer pintaba dos cuadros por año, pocos en comparación con otros pintores.Se especializó en cuadros pequeños que reflejan interiores familiares con un solo personaje (o bien como mucho 2 o bien 3), casi siempre y en toda circunstancia una mujer.

Las figuras aparecen en actitudes apacibles, relajadas y pensativas, mientras que efectúan actividades fáciles como leer, charlar, estudiar o bien tocar un instrumento. Vermeer no pretende contarnos grandes proezas ni acontencimientos históricos, sino más bien tan solo reflejar un instante íntimo de la vida cotidiana.

Echa una ojeada a los cuadros El astrónomo, La lechera o bien Dama escribiendo una carta con su sirvienta ¿Te has dado cuenta de que hay algo que se repite en todos? ¡Acá tienes otro más!

En ellos no hay iluminación artificial de candiles o bien candelas, sino más bien luz natural que entra por una ventana que SIEMPRE está a la izquierda de los personajes.

Esto nos señala que Vermeer pintó muchos de sus cuadros en exactamente el mismo lugar: su estudio de pintura. Lo que hacía era recrear una escena que entonces trasladaba al cuadro. Para eso amueblaba y adornaba la habitación con diferentes objetos como mesas, cuadros, mapas, cortinajes… y después daba indicaciones a las modelos de de qué manera tenían como debían posar.

Aunque como es lógico en el momento de pintar hacía ciertos cambios, como por poner un ejemplo los marcos de las ventanas o bien las vidrieras ¡la habitación semeja siempre y en todo momento exactamente la misma!

Vermeer se considera un maestro de la luz y sus cuadros tienen una atmosfera singular ¡Da la impresión de que hasta el silencio se puede tocar!

Se piensa que Vermeer logró crear esa luz tan mágica gracias, en parte, al empleo de un instrumento óptico predececesor de las cámaras fotográficas llamado cámara oscura. Mas eso, es otra historia.

La joven de la perla

Vermeer pintó La joven de la perla en torno por año 1665 y es su obra más conocida en el mundo entero. Asimismo es un cuadro fácil y también íntimo mas diferente a los precedentes, por el hecho de que la chavala está retratada muy de cerca, no sabemos dónde está y no tiene objetos a su alrededor.

La chavala, que lleva el pelo recogido en un turbante, está alumbrada sobre un fondo obscuro y mira al espectador a los ojos. Muévete cara derecha, izquierda, arriba y abajo ¿A que semeja que te prosigue con su inocente mirada?

Destaca la perla que luce en la oreja izquierda. Tiene forma de esfera o bien semiesfera, mas si te aproximas vas a ver que está hecha con solo dos pinceladas de color blanco ¡Magistral!

¿Quién es esta chica? ¿Su hija? ¿Una sirvienta?… ¡Absolutamente nadie lo sabe!

El extraño caso de La Joven de la perla

En los últimos años ha surgido una polémica en torno a este fantástico cuadro ¿Y si la conocida perla que da título al cuadro no es una perla? Obsérvala bien y saca tus conclusiones.

¿Ya no lo tienes tan claro? Despreocúpate por el hecho de que esto le pasó al astrónomo y pintor holandés Vincent Icke hace unos años. Para aclarar sus dudas, decidió efectuar una investigación científico sobre el tema y en dos mil catorce llegó a la conclusión de que… ¡se trata de un pendiente de metal!

¿Por qué razón no es una perla?

Según el estudio, por múltiples razones. Por un lado el tamaño es demasiado grande para ser una perla natural. Por otra, el aspecto de la chavala es de mujer fácil y no de la alta sociedad, con lo que es bastante difícil que llevase puesta una joya tan cara y poco común.

Además, el color no se semeja para nada al del nácar de una perla y el brillo que genera semeja más bien un reflejo metálico, como de espéculo.

¡No puede ser una perla! Lo más probable es que se trate de una chapa esférica de un metal pulimentado, como plata o bien estaño.

Ahora ya solo falta que todos y cada uno de los especialistas acepten esta teoría y quizás cualquier día le cambien el nombre por otro que se ajuste más a la realidad.

Pero entonces ¿por qué razón lleva por nombre de esta manera?

¡La explicación es más fácil de lo que semeja!

El nombre de este cuadro ha ido mudando a lo largo del tiempo. En la temporada en que se pintó estaba registrado con el nombre Un retrato al estilo turco por el turbante que lleva en la cabeza. Probablemente fue el título que le puso el propio pintor.

Años después comenzó a ser conocido como Joven con turbante o bien Cabeza de joven. El nombre La joven de la perla es considerablemente más reciente, en tanto que comenzó a usarse en 1995 cuando en un esencial catálogo sobre la obra de Vermeer lo bautizaron de esa forma y de esta forma se ha quedado hasta el día de hoy.

¡Cosas del planeta del arte!

Un poco más sobre La joven de la perla

Si deseas ampliar tus conocimientos sobre esta obra, acá tienes la información de la WIKIPEDIA.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)