Saltar al contenido

El curioso descubrimiento de La cueva de Altamira (España)

Imagina por un instante que un día vas por el campo y te hallas por casualidad con una gruta que guarda un valioso tesoro que absolutamente nadie ha visto ya antes. Lo sé… suena increíble por el hecho de que esas cosas semeja que solo pasan en los cuentos y en las películas de ficción, mas de este modo de casual y curioso fue el descubrimiento de La gruta de Altamira.

¿Te apetece conocer la historia?

Todo empezó un día de mil ochocientos sesenta y ocho en que un cazador salió al campo con su can. El animal perseguía una presa cuando se quedó atrapado entre unas rocas. Su dueño fue a salvarle y descubrió que tras unos matorrales, se ocultaba la entrada de una gruta que a simple vista parecía bastante grande. El hombre no le dio demasiada relevancia, salvó al cánido y se fue por donde había venido; mas al llegar al pueblo contó lo sucedido y todo el planeta se enteró de que en Santillana del Mar (Cantabria) existía una gruta hasta el instante ignota.

La nueva asimismo llegó a oídos de un señor que vivía en la zona llamado Marcelino Sanz de Sautuola. El señor Sautuola, un hombre rico que tenía tierras por allá cerca, era muy apasionado a la Arquelogía; en verdad, le encantaba ir a investigar las cuevas de la región con la pretensión de hallar viejos fósiles. En mil ochocientos setenta y nueve decidió explorar esa nueva gruta pues intuía que allá debía haber algo interesante, con lo que un día se fue con María, su hija de 8 años, con la esperanza de localizar huesos o bien algún objeto sepultado de la Prehistoria. Mientras que cavaba la tierra, la niña se fue a correr por allá y vio que había unas pinturas en el techo.

¿Por qué razón es tan esencial La gruta de Altamira?

La gruta de Altamira es una genuina maravilla del arte rupestre. Fue pintada a lo largo de la Edad de Piedra, específicamente en el periodo que conocemos como Paleolítico Superior. Se piensa que esta gruta comenzó a habitarse hace treinta y cinco años y a lo largo de milenios, diferentes artistas que vivieron allá dentro fueron pintando sus techos y paredes. Hace unos trece años la entrada se desmoronó y absolutamente nadie volvió a entrar en ella hasta su descubrimiento. Esto dejó que las pinturas se conservaran prácticamente íntegras hasta nuestros días. La gruta no es demasiado grande mas se divide en múltiples partes.

Cerca de la entrada es donde sus habitantes pasaban la mayoría del día en tanto que era el único sitio alumbrado por la luz del Sol. Ahí cocinaban, fabricaban armas y aparejos para su vida diaria… Si nos adentramos en la profundidad de La gruta de Altamira, hay otras salas donde reina la obscuridad y a las que solo se puede acceder con luz artificial. Recuerda que en esta temporada, el humano ya era capaz de crear fuego. Ahí, en esos lugares más ocultos, es donde aparecen decenas y decenas de animales salvajes en techos y paredes: Caballos, corzos, jabalíes…

La Sala de los Polícromos

La sala más esencial de todas y cada una se conoce como Sala de los Polícromos, y como puedes ver, el animal protagonista es el bisonte. Para pintarlos emplearon lo que tenían más a mano, como piedras afiladas para grabar la imagen en la roca, o bien lignito y otros minerales que machacaban y después mezclaban con agua o bien grasa animal; De esta forma fabricaban pintura de diferentes colores como el amarillento o bien el amarillo. Empleaban los dedos, las manos, tampones, e inclusive soplaban pintura por medio de pequeños huesos de ave huecos a fin de que saliese disparada contra la piedra. La parte interior de la gruta está absolutamente obscura con lo que usaron lámparas de tuétano para poder pintar. Estas lámparas eran como unas candelas que fabricaban con la grasa extraída de los huesos de los animales.

¿Te da la sensación de que las figuras se semejan a la realidad?… ¡Por supuesto que sí! Se aprecia que los pintores conocían realmente bien los animales que pintaban. Esto es lógico, en tanto que vivían de la caza y se pasaban horas observándolos pausadamente para poder apresarlos y alimentarse de ellos día a día. Aparte de pintarlos en diferentes posturas y movimientos, aprovecharon las zonas voluminosas del techo y las paredes para pintar encima los animales y lograr que pareciesen más reales. Fíjate en las fotos… ¡Si son imágenes en 3D!

Antes del descubrimiento de La gruta de Altamira se creía que el hombre prehistórico era bárbaro, salvaje y también inútil de crear una obra artística, mas tras descubrirse la belleza y calidad de estas pinturas, se llegó a la conclusión de que este humano primitivo ya tenía una sensibilidad y una técnica sorprendentes.

CURIOSIDADES SOBRE LA CUEVA DE ALTAMIRA EN ESPAÑA

Echa una ojeada a este vídeo. Vas a poder hacerte una idea de de qué forma era La gruta de Altamira, de qué forma fue pintada, y del estilo de vida de sus habitantes. ¡Espero que te guste!

¿Se puede visitar La gruta de Altamira?

Siento decirte que hace unos años La gruta de Altamira se cerró al público para eludir su deterioro. La buena nueva es que, si cualquier día puedes ir hasta allá, muy cerca está el Museo de Altamira, y en él han construido una réplica precisa que te dejará gozar y aprender muchas cosas interesantes sobre la Obra de Arte prehistórica más esencial del planeta.

CUEVAS DE ALTAMIRA: WIKIPEDIA

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)