Saltar al contenido

BIOGRAFÍAS CORTAS ® Antoine de Saint-Exupéry : Prosista y aviador

Antoine Marie Jean-Baptiste Roger, Conde de Saint-Exupéry (título de su padre), nació el veintinueve de junio de mil novecientos en la ciudad de Lyon, Francia.
Antoine tenía 4 hermanos y era el tercero de los 5 hijos del Conde Jean de Saint-Exupéry y la enfermera Marie de Fonscolombe, un rico matrimonio francés.
Quedó huérfano de padre a los 4 años, por lo que fue criado únicamente por su madre, con la que estableció un fuerte vínculo y que le influyó de forma notable a lo largo de su vida.
A los diecisiete años se graduó en el instituto de Friburgo (Suiza). Luego quiso ingresar en la Academia Naval, pero fue rechazado, por lo que se matriculó en la Escuela de Bellas Artes.
En el año mil novecientos veintiuno, mientras hacía el servicio militar en Estrasburgo, se convirtió en piloto de automóviles (una profesión que le apasionaba desde joven) y pronto se convirtió en uno de los vanguardistas de la aviación moderna.
En 1926, trabajó para Correos de Francia, cubriendo rutas internacionales. Al mismo tiempo, publicó su primera novela corta, El aviador, en la gaceta Le Navire d’Argent, editada por Jean Prévost, lo que marcó el inicio de su carrera literaria, siempre y en todo momento influida por sus experiencias como aviador.
Su primera novela fue Courrier Sud, escrita durante su estancia como jefe de una estación aérea en el Sahara español en el año mil novecientos veintiocho.
Un año después, Antoine se fue a la ciudad de Concordia, en Argentina, donde trabajó para la empresa Aeroposta Argentina. Allí conoció a la artista y escritora salvadoreña Consuelo Suncín, que más tarde se convertiría en su esposa.
Desgraciadamente, poco después, en el año mil novecientos treinta y uno, esta nueva empresa quebró, y ese fue el fin de la vanguardia de la aviación. Sin embargo, Saint-Exupéry nunca dejó de volar y realizó varios intentos de récord que se saldaron con graves accidentes, uno de ellos en el año mil novecientos treinta y cinco en el desierto del Sahara, en el vecino Egipto, y que sería un episodio que sirvió de inspiración para su obra maestra: El Principito (Le Petit Prince).
Durante estos años, Antoine se dedicó por completo al periodismo y a la escritura, componiendo obras como: Vuelo nocturno (Vol de Nuit, 1931), Tierra de hombres (Terre des Hommes, 1939), Piloto de guerra (Conducteur de Guerre, 1942).
Tras la batalla de Francia de 1940, Saint-Exupéry decidió pasar veintisiete meses en Estados Unidos, donde comenzó a escribir El Principito, obra que terminaría el 6 de abril de 1943 y que ha sido calificada como una de las mayores obras literarias del siglo XX y traducida a más de doscientos cincuenta idiomas.
El 1 de julio de 1944, durante un vuelo de reconocimiento, su avión desapareció en el mar Mediterráneo por razones aún desconocidas.
Días después del accidente, se encontró en la costa del archipiélago de Frioul, al sur de Marsella, un cadáver con el uniforme de las Fuerzas Aéreas francesas que se cree que son los restos del escritor.



¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)